Sequía – ¡Lo Entendemos!

Man and child at kitchen sink

El Trabajo con el Agua - Marzo 2019

Con las noticias de escasez en el Lago Mead y el Río Colorado, podría preguntarse ¿por qué no se están discutiendo restricciones al uso del agua en nuestra comunidad? Ésta es una respuesta: Los Tucsonenses han acogido la conservación del agua durante más de una generación.

Si usted vivió en Tucson antes de 1980, quizá recuerde un ajardinado urbano de césped y otras plantas de alto consumo de agua a lo largo de las calles de la ciudad—que requerían grandes cantidades de agua para sobrevivir. Tucson dependía únicamente del agua bombeada de nuestro acuífero, y la alta demanda estaba causando una caída vertiginosa de los niveles de agua subterránea.

En 1977, Tucson Water lanzó la campaña “Pégale al Pico” para persuadir a los residentes a regar menos su césped y ajardinados, y hacerlo solamente durante las horas sin uso pico del agua. La empresa de servicio público también implementó la educación sobre conservación y comenzó a ofrecer reembolsos para animar a los usuarios a hacer cambios para ahorrar agua en sus hogares.

En ese tiempo, Tucson Water también adoptó una estructura progresiva de tarifas del agua que provee un incentivo de conservación a los usuarios.

Siendo habitantes del desierto, los tucsonenses respondieron. Desde 1980, el uso per cápita de agua ha disminuido en 33%, de unos 180 galones por persona por día a menos de 120. Como resultado, Tucson utiliza la misma cantidad de agua potable que consumía hace 35 años, aunque la población ha crecido en más de 40 por ciento. El uso de agua en nuestra comunidad continúa descendiendo incluso con el crecimiento de nuestra economía y población. Hoy en día, somos una de las comunidades más eficientes en cuanto al agua en el Oeste.

Reclaimed water signage

Otra razón: Tucson se encuentra bien posicionado para responder a los cambios en el flujo del Río Colorado—Tucson Water se ha enfocado en asegurar fuentes diversas para el suministro de agua en nuestro futuro.

En 1984, construimos el sistema “tuberías moradas” para suministrar agua reciclada inicialmente a los campos de golf y después a otros usuarios de riego de gran tamaño como escuelas y parques. En la década del 2000, Tucson Water ha invertido en la masiva Instalación de Recurso Renovable Clearwater, uno de los sistemas líderes en el país para el almacenaje de agua de superficie en un acuífero natural. Esto nos ha permitido almacenar en el suelo nuestra agua sin usar del Río Colorado—más de 16,000 millones de galones, la mitad de la demanda anual cada año—para uso futuro. Esto también significa que cuando conservamos agua como comunidad, no es utilizada por otra comunidad o usuario. En su lugar, queda almacenada en acuíferos locales para uso posterior.

Las sequías son un acontecimiento normal en nuestro ambiente desértico. Los tucsonenses han realizado una gran labor para adaptarse a esa realidad durante las últimas décadas, usando el agua cada vez más sabiamente, aun cuando nuestra población y economía han crecido y nuestra calidad de vida ha mejorado. Nuestro trabajo no ha terminado. La conservación y el uso eficiente del agua continuarán jugando un papel importante, especialmente cuando enfrentamos un clima cambiante. Todavía hay pasos que cada uno de nosotros podemos dar para usar el agua con más eficiencia y reducir el desperdicio. Tucson Water continuará ofreciendo reembolsos e incentivos para apoyar estos pasos.

Cuando llega el momento de prepararse para una sequía: ¡Continuemos el buen trabajo, Tucson!

Para leer la edición de marzo del boletín Agua Informativo, haga clic aquí pdf.

Encuetre y arregle fugas que reducen su presupuesto: Guía del Agua de la Casa Inteligente, Fácil y Detallada pdfexiting Tucson Water website